ronda-de-amor

Prensa CELAM.

 

El Secretario General del Consejo Episcopal Latinoamericano, Monseñor Juan Carlos Cárdenas Toro, expresó su agradecimiento a las organizaciones civiles y eclesiásticas que se vincularon como socios estratégicos de la Caminata Huellas de Ternura.

La travesía por el continente que finalizó el 23 de junio en la localidad argentina de Quilmes, recorrió 15.000 kilómetros desde México hasta Argentina con el propósito de sensibilizar a la gente sobre la importancia de criar a los niños con respeto y posicionar esta temática entre las prioridades de la agenda pública de los países del continente.

Además de convertirse en una iniciativa de movilización social y ecuménica, la Caminata Huellas de Ternura demostró que la preocupación por la primera infancia no tiene que ver con una confesión religiosa o una postura política; por el contrario, debe ser una preocupación para todos.

Cuando hablamos de 100% ternura y cero violencia, es preciso reconocer que existen múltiples expresiones del maltrato hacia los niños. La ternura no se reduce a expresiones físicas de cariño, se trata de ofrecerles un ambiente sano para crecer, alimentarlos con la dieta adecuada, ofrecerles una educación de calidad; además de reflexionar sobre la necesidad de abandonar las prácticas culturales según las cuales es natural golpear a un menor para educarlo o someterlo a una serie de situaciones peligrosas, olvidando que es responsabilidad de los adultos actuar como garantes de los derechos humanos de los niños. Una problemática muy arraigada en los países de nuestro continente.

Ser niño en América Latina y El Caribe

De acuerdo con las investigaciones del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia UNICEF, en 2018 vivían 193 millones de niños y niñas en América Latina y el Caribe. Las estadísticas nos demuestran lo difícil que es crecer en nuestro continente en un ambiente seguro y con las condiciones necesarias para tener una vida plena.

De esos 193 millones de niños y niñas, 72 millones entre los 0 y los 14 años viven en medio de la pobreza.

187.000 niños y niñas menores de 5 años mueren cada año, lo que nos permite concluir que cada 3 minutos muere 1 niño muere y que el 52% de menores mueren en los primeros 28 días de vida.

5.1 millones de niños y niñas menores de cinco años que principalmente en áreas rurales sufren de desnutrición crónica.

Es un deber de los adultos proteger a los niños y niñas contra toda expresión de violencia y explotación. Sin embargo, 24.500 adolescentes cuyas edades están entre los 10 y 19 años son víctimas de homicidio cada año y 1 de cada 2 niños menores de 15 años es sometido a castigos corporales en su hogar.

En América Latina y El Caribe 7 millones de migrantes tienen menos de 18 años y cada vez hay un número mayor de niños, niñas y adolescentes que migran por su propia cuenta; generalmente huyen de la pobreza y violencia que padecen en sus hogares o comunidades.

Socios de la Caminata Huellas de Ternura

El Consejo Episcopal Latinoamericano CELAM agradece a sus socios estratégicos en la realización de la Caminata Huellas de Ternura, por que la unión hace la fuerza.

– World Vision, Cáritas América Latina y El Caribe
– Federación Internacional Fe y Alegría
– Programa Centralidad de la niñez
– Programa Cero violencia 100%ternura
– Confederación Interamericana de Educación Católica CIEC
– Confederación Caribeña y Latinoamericana de Religiosas y Religiosos CLAR
– Die Sternsinger Kindermissionswerk
– Red Mundial de Oración del Papa
– Movimiento Eucarístico Juvenil
– Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica ALER
– Pastoral Da Crianca
– Movimientos Juntos por la Niñez y la Juventud
– Infancia Misionera