ronda-de-amor

La caminata de más de 15 mil Kilómetros que atravesó el continente para sensibilizar a la gente sobre la importancia de criar a los niños con respeto concluyó este 23 de junio, en Quilmes, Argentina.

Griselda Mutual - Ciudad del Vaticano

La imagen que encabeza este artículo marcó el inicio del camino de solidaridad por el bienestar de los niños de América Latina y el Caribe el pasado 7 de junio en la frontera de Tijuana, México, y San Diego, EE.UU. Se trató de un recorrido simbólico de un año de duración por los países latinoamericanos, para concientizar y promover acciones comunes por los niños del continente.

20 países recorridos

Tal como informó el CELAM, la cometa de colores, símbolo de la Caminata Huellas de Ternura, recorrió diversas ciudades de México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Cuba, República Dominicana, Haití, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile y Argentina. Y el gran evento solidario activó a cerca de 400 mil personas, que participaron en movilizaciones, eventos escolares, actividades parroquiales, foros, talleres, eucaristías, cultos, charlas y firmas masivas del pacto de ternura, entre otras. 

Además de las actividades mencionadas, la iniciativa del CELAM se ocupó en liderar talleres formativos sobre la metodología de la Crianza con ternura, en los que más de 1.000 personas entre agentes de pastoral, docentes, líderes eclesiales, pastores evangélicos, sacerdotes, religiosas, misioneros, padres, madres, periodistas y servidores públicos fueron capacitados como "multiplicadores de la ternura". Su misión inmediata será llegar a los centros educativos, familias e iglesias para llevar el mensaje a las bases.

Niños que migran por dificultades en sus países no son ilegales

Momentos significativos de la caminata se vivieron en las fronteras de países como Haití, Venezuela, Colombia, Perú, Bolivia, Brasil, Paraguay, Chile y Argentina, en donde los niños y niñas migrantes elevaron su voz, reafirmando que nadie es ilegal, mucho menos un niño que migra como efecto de las dificultades internas de su país de origen.

Y un momento que quedó en la memoria de muchos fue la celebración de la Eucaristía de la Ternura, en la que a través de un guion litúrgico diseñado con la orientación del departamento de liturgia y comunión eclesial del CELAM, se logró convocar a miles de feligreses en una celebración donde los niños y niñas fueron los protagonistas, con una liturgia inspirada en textos bíblicos alegóricos a la infancia.

Más allá de la caminata

El Director de Fe y Desarrollo de World Vision América Latina, Harold Segura, vinculado al trabajo ecuménico con el CELAM y organizador de esta caminata, confirmó que se realizará “el proceso de réplica de talleres de Ternura contando con quienes fueron entrenados durante la Caminata”. Para ello el Programa Centralidad de la Niñez (PCN), instancia surgida desde el CELAM, junto a World Vision, Fe y Alegría y Cáritas, trabajará en un sistema de registro para dar cuenta de esa multiplicación en cascada en todos los países.

El comunicado publicado por la Oficina de Prensa del Consejo Episcopal Latinoamericano añade que se prevé también la construcción de una guía pastoral con orientaciones bíblico teológicas que permitan dar claves en la construcción de una cultura de los cuidados. “Un proceso muy necesario en estos tiempos donde el laicado y la vida consagrada en sus diversos carismas, están llamados a sanar heridas y a construir espacios para dignificar a los niños. Todo ello en un espíritu de apertura y unidad con las organizaciones aliadas de caminata y todas aquellas que se quieran sumar”, pues se necesita de “todo el mundo” para eliminar la violencia contra la niñez.

 

vaticano