ronda-de-amor

Pastoral de la Niñez

Instrumento de animación del desarrollo espiritual de los niños, sus familias y comunidades.

Puedes descargar el archivo guía para desarrollar los devocionales, dando clic aquí.

Descargar la Celebración de la Biblia en familia, aquí.

Este recurso ha sido preparado por el Nodo de Nicaragua, para niños y niñas de 3 a 5 años.

 

imagen pastoral de la ninez

Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os haré descansar. (Mt 11,28).

“Como a un niño a quien su madre consuela, así os consolaré yo.” (Is 66,13).

Yo convertiré su llanto en alegría y les daré una alegría mayor que su dolor (Jer 31,13).

 

La experiencia de padres nos enseña que nuestros pequeños se deprimen con facilidad y por muchos motivos: porque les fue mal en la escuela (¡ojo! en la actualidad debemos estar muy atentos al bullying); porque les llamamos la atención y no les dijimos, ni explicamos el por qué; porque se sienten enfermos; por motivos que muchas veces no nos saben decir; ...
En ese preciso momento en que se sienten vulnerables, indefensos, sin nadie a quien recurrir, cuando nos piden que los ‘chiniemos’ (carguemos en brazos o sentemos en nuestras piernas). En ese preciso momento tienen deseos de ser consolados, escuchados, abrazados, acariciados. ¡Ese es el momento de la ternura!

Leer más: Dios, nuestro Padre, nos consuela con ternura.

Descargar la Celebración de la Biblia en familia, aquí:

Este recurso ha sido preparado por el Nodo de Honduras, para niños y niñas de 3 a 5 años.

 

imagen pastoral de la ninez

(Apocalipsis 21:4-5 TLA)

Él secará sus lágrimas, y no morirán jamás. Tampoco volverán a llorar, ni a lamentarse, ni sentirán ningún dolor, porque lo que antes existía ha dejado de existir.»

5 Dios dijo desde su trono: « ¡Yo hago todo nuevo!» Y también dijo: «Escribe, porque estas palabras son verdaderas y dignas de confianza.»

 

Cada una de las promesas de Dios dadas a nosotros son ciertas y absolutamente confiables, partiendo de esa premisa podemos confiar que Dios secará cada una de nuestras lágrimas (Apo.21:4-5). Si podemos creer y vivir esa verdad bíblica, la podemos hacer parte de nuestra relación personal con nuestro padre celestial y plasmarla en nuestro enfoque al consolar con ternura a nuestros hijos e hijas, ya sea por medio de las caricias, la comunicación, paciencia y comprensión. Niños y niñas tienen la misma necesidad de expresar sus angustias y temores, de la misma manera como cuidadores debemos provocar un ambiente seguro para que ellos y ellas puedan manifestar lo que les preocupa o entristece para así transmitirles que tal como Dios nos consuela y nos da nuevas oportunidades, afirmación y esperanza, nosotros también podemos procurar eso para nuestros niños y niñas.

Leer más: Papá secará toda lágrima.