ronda-de-amor

Pastoral de la Niñez

Instrumento de animación del desarrollo espiritual de los niños, sus familias y comunidades.

Puedes descargar el archivo guía para desarrollar los devocionales, dando clic aquí.

Devocional realizado y validado por el Nodo del Proyecto Centralidad de la Niñez, la Pastoral Materno Infantil  y  Visión Mundial  en República Dominicana. Autoras: Ivelisse Tavárez y Eunice Ramírez. Devocional validado con niños y niñas de 3 a 6 años.

Decarga el devocional, aquí.

imagen pastoral de la ninez

 El amor de Dios me protege y protege mi casa y mi familia

Texto bíblico: Mateo 7, 24 al 27

casa

 

1. Introducción (padres, madres o cuidadores)

Mi casa como ambiente seguro y protegido

El derecho de niñas y niños a la protección implica brindarles los cuidados necesarios para que se desarrollen de manera integral y plena; garantizar sus derechos a recibir amor, salud, educación; a vivir en familia, a vivir sin violencia, a no ser discriminados y a participar en las decisiones que tienen que ver con ellos y su entorno. Asimismo, implica protegerlos de cualquier situación que pueda poner en riesgo su salud e integridad física, como el maltrato, el consumo de drogas, la explotación laboral o sexual y los actos criminales, entre otros.

Un ambiente seguro es aquel en el que las personas encuentran: afecto, cuidado, protección, posibilidades de desarrollo intelectual, emocional y moral. El hogar, la escuela y la comunidad, constituyen el ambiente en el que niñas y niños se desarrollan. Para que estos espacios sean ambientes protectores se requiere que cada ámbito comparta la misión de proteger a niñas y niños, así como se comprometa a prevenir riesgos.

Educar con ternura: las niñas y los niños necesitan saber que su familia los quiere, los necesita y los considera valiosos.

El amor en la familia es una poderosa arma contra los riesgos: el amor provoca seguridad y otorga fuerza para enfrentar los riesgos, pues estará acostumbrado a un buen trato y tendrá una buena vida que no estará dispuesto a perder.

Demuestre su amor con caricias y besos: es muy importante brindar amor a las hijas y a los hijos.

Eduque con el ejemplo: quiéralos para que ellos se quieran. Si los quiere, los trata con amor y ternura. Cuando los sentimientos de los hijos son principalmente la desconfianza, la vergüenza, el miedo, el resentimiento, la culpa o el sentimiento de inferioridad, buscarán la manera de escapar de esa realidad, a través de conductas de riesgo como el consumo de drogas, la delincuencia o relaciones sexuales.

La validación de este devocional se realizó con la participación de madres, padres, niños y niñas de la parroquia Espíritu Santo de la Diócesis de Granada en Nicaragua, el día de miércoles 29 de octubre 2014.  Este recurso ha sido preparado por el nodo de Nicaragua, conformado por la Diócesis de Granada y Visión Mundial Nicaragua.
 
Descarga, el devocional, dando clic aquí.

imagen pastoral de la ninezDevocional para niños y niñas de 3-4 años: Dios, un pastor tierno y protector

Salmo 23:1 "El Señor es mi pastor, nada me falta."
 1.- Introducción:
 
Cada una de las partes de este recurso está diseñada para ser utilizado por los papas, las mamas y cuidadores de los niños y niñas de 3 y 4 años de edad. Cada actividad debe realizarse con la participación activa de los niños y niñas.
En los Salmos encontramos muchas imágenes hermosas que nos hablan del cuidado amoroso que Dios tiene para con nosotros. Una de estas imágenes es la de un pastor que con ternura y valentía cuida de sus ovejas: él sacia la sed y el hambre del rebaño con pastos frescos y aguas tranquilas, provee descanso y nos guía a lugares seguros por caminos de rectitud, anima y alienta en tiempos difíciles, y su vara de pastor es símbolo de cuidado y protección.
 
El Salmo 23 es una invitación a ver en Dios un modelo de cuidado pastoral. Cada adulto significativo en la vida de un niño o niña, encontrará en este Salmo un modelo de protección y ternura para la crianza y educación. Las acciones del Dios-pastor evidencian el amor divino que busca la vida plena para todos y todas. El salmista dibuja un camino para la creación de ambientes y relaciones llenas de ternura y protección, que incluye la dimensión celebrativa.